#3742

Una de las principales barreras u obstáculos para la denuncia del discurso de odio online es precisamente el escaso conocimiento legal del concepto, lo que supone en la práctica que muchos de ellos no se denuncien. Es cierto que las plataformas digitales han puesto a disposición del usuario mecanismos para el bloqueo o denuncia del discurso de odio, pero las acciones del usuario no deben limitarse a esos medios cuando el hecho puede ser delictivo, ya que el autor verá eliminado o bloqueado su contenido, pero desde un punto de vista penal, la acción queda impune. Es por ello que es necesario concienciar y sensibilizar sobre la necesidad de denunciar los discursos más gravosos, además de seguir promoviendo su eliminación en las redes sociales, tanto por el usuario como por las propias plataformas.