#3788

¡Hola a todxs!

En primer lugar, agradecer por las aportaciones y recursos que se han facilitado en el foro y que tan interesantes me han resultado.

Cada vez se convierte en una tarea más difícil discriminar la información verdadera de la falsa y esto puede convertirse en algo pernicioso como bien se ha comentado. Apelando a las “fake news” me planteo, ¿hasta cuándo una de estas creencias perdura en el tiempo? Es posible que finalmente convivamos con ellas y además conformen nuestro sistema de actuación y esto se vuelve aún más peligroso cuando se trata de una noticia falsa que incita al odio.

De aquí, la importancia que tiene eliminar este tipo de noticias y comentarios debido al fuerte impacto que pueden tener. Apoyo la iniciativa de tratar este problema “a priori”, desde edades tempranas de forma que se sepa actuar ante ellas y detectarlas a tiempo. Pues como menciona mi compañera Silvia carecemos de este tipo de recursos y que como vemos, tan necesarios son. Como bien se ha indicado, es necesario un trabajo interdisciplinar donde también actúen los poderes públicos y que la propuesta sea constante en el tiempo pues sus resultados se verían a largo plazo. A la par de estos recursos, considero que nosotros tenemos un rol fundamental en todo este proceso de combatir las “fake news”. Como posibles actuaciones individuales veo relevante: no limitarse únicamente a leer lo que pone en el titular de una noticia, indagar de qué tipo de estudio se trata, contrastar esa información y no difundirlo hasta asegurarse que es verídico.

Por último, me gustaría mencionar a las personas que se llevan la peor parte de todo esto. Existen numerosas víctimas directas de estas falsas noticias y que se mantienen invisibles y sufren en silencio. Dar el apoyo y asesoramiento necesario a estas personas es tan necesario como frenarlo. Para ello, planteo que sería interesante que todas las redes sociales, ofrezcan un link que te dirija a organizaciones sociales que oferten este servicio. De esta forma, las personas podrán compartir sus experiencias, se les dará la ayuda necesaria y en caso de sentirse preparados y querer denunciar se les orientará en este proceso. A su vez, si todas las víctimas denuncian ayudarían a visibilizar aún más este efecto que puede tener consecuencias devastadoras.

Es un proceso difícil, y es posible que quizá no podamos evitarlo, pero si todos actuamos al menos podremos detectar esos mensajes, evitar su difusión y acompañar a las y victimas de un mensaje de ciberodio.