#3811
Eduardo Medrano
Participante

Como bien he podido leer aquí o escuchar en clase de psicología de la delincuencia que estoy cursando ahora mismo, las víctimas de discurso de odio en internet o bien no son conscientes de que los mensajes que reciben constituyen un delito, o lo son pero no ven viable o deseable poner una denuncia entre otras causas por que el hecho de denunciar puede causarles mayor perjuicio que beneficio, ya sea porque tengan que personarse en la denuncia y reciban acoso o por el mero hecho de sentir vergüenza de ser víctima de discurso de odio y no querer que se sepa.
No obstante también quiero añadir que es difícil discernir entre discursos odiosos y discursos de odio, siendo ambos parecidos pero constituyendo un delito el segundo mientras que el primero no. Personalmente creo que mientras una idea no tenga un correlato con una intencionalidad violenta, no debería ser penada, otra cosa es que pueda generarme más o menos rechazo. A mí por ejemplo me parece fuera de lugar que por ofender la moral cristiana me puedan multar, o lo mismo por opinar que el rey es tal o cual, porque es algo bastante subjetivo determinar qué es ofensivo o no. Usando el mismo razonamiento diría que el hecho de ofender la moral musulmana no me parece motivo suficiente como para que constituya un delito de odio.

Me gustaría también saber qué opináis sobre que los delitos de odio, en este caso discursos como lo puede ser uno racista, no son de odio en la medida que los emisores no tengan posibilidad o una posición suficiente como para ejercer perjuicio alguno a los objetivos de dicho mensaje. Es decir, hipotéticamente si un grupo históricamente oprimido emite un mensaje de odio hacia un grupo opresor, al haber diferencias de status, ¿ese mensaje no sería de odio? Me explico: la duda me viene por el término «reverse racism», fenómeno en el que una persona negra por ejemplo estaría actuando de forma racista con una blanca pero al haber diferencias de poder, pues no sería un mensaje de odio «real». Si aplicamos esa lógica, hipotéticamente habría condiciones que facilitarían emitir discursos de odio, como lo puede ser que una persona parapléjica amenace con darle una patada a otra por un motivo de raza a pesar de serle imposible en condiciones normales. No me queda muy claro la verdad, pienso que si no hay amenaza real, no debería constituir delito, pero bueno, habría que ver en qué medida la amenaza es real o no.
No estoy muy puesto en cómo funciona la ley en estos casos, si alguien me puede informar al respecto lo agradecería.

Espero recibir respuestas interesantes, un saludo.