#3826
Javier Sáez
Participante

Pedagogía: formar y educar en las escuelas sobre esta cuestión, incluyendo al profesorado. Implicar también a padres y madres en las consecuencias y el impacto de estos discursos, y en la educación de sus criaturas.
Información por parte de las propias empresas de IT: las redes sociales podrían informar mucho mejor de forma visible y proactiva sobre las normas internas sobre discurso de odio, el respeto a las minorías, el impacto de estos discursos o el hecho de que a veces puede ser delictivo. Estas empresas también deben jugar un papel activo en desmentir las fake news.
Contra narrativas: mostrar la diversidad y riqueza de los pueblos, las minorías étnicas, etc.
Campañas institucionales para sensibilizar e informar sobre esta cuestión (TV, prensa, radio, redes) por parte de responsables políticos.
Informar a las potenciales víctimas sobre sus derechos, cómo denunciar, bloquear, recursos etc.
Monitorizar de forma activa estos discursos, con observatorios, estudios, denuncias, datos, algoritmos, etc.
Mejorar la legislación en esta materia (retirada o bloqueo de contenidos, servidores en el extranjero, cooperación internacional).
Sancionar el discurso de odio más grave: sentencias ejemplarizantes que castiguen de manera proporcional estos casos.