Mostrando 16 respuestas a los debates
  • Autor
    Entradas
    • #3712
      Javier Plaza
      Moderador

      En las redes encontramos cada vez más datos y estos se propagan sin control a mayor velocidad, y el discurso de odio se suntenta a menudo en datos falsos para justificar sus ideas racistas y xenófobas, como otra vía para blanquearse (la estrategia de «yo no soy racista, pero es que los datos dicen que» y dibujan una realidad que no existe). ¿Cómo pensáis que podemos combatir la propagación de estos datos y noticias falsas que ayudan al discurso de odio a justificarse y difundirse? ¿Pueden tejerse alianzas con otros ámbitos que ya luchan contra las Fake News?

    • #3721

      Hay distintas iniciativas que tratan de combatir las fake news o noticias falsas y bulos.
      Algunos ejemplos son:
      El proyecto Maldita Migración: que ademas de articulos y publicacion de datos que desmontan bulos y fake news tiene un buscador que puede comprobar cadenas de Whatsapp, imágenes y audios que le llegan a una persona sobre personas inmigrantes y refugiadas y que son «sospechosos» de odio o racismo. Tambien se puede buscar por palabras clave o subiendo imagenes.
      Maldita Migración pone bajo la lupa los bulos sobre inmigración y refugio, buscando con las herramientas del fact-checking la verdad de los datos y los hechos contrastados. Es posible gracias al apoyo de Oxfam Intermón, además, tiene secciones semanales en eldiario.es y en Onda Cero y en 2020 han iniciado una investigación junto a la Fundación Pluralismo y Convivencia para estudiar cómo afectan estos bulos a minorías étnicas y religiosas.
      https://migracion.maldita.es/category/articulos/
      El observatorio PROXI (El Proyecto Online contra la Xenofobia y la Intolerancia en Medios Digitales es una iniciativa de diversas entidades de derechos humanos para luchar contra el discurso del odio en Internet. )
      http://www.observatorioproxi.org/
      El problema es que habitualmente son proyectos de ONGs, muchos de ellos presentados a lineas de subvención y que cuando estas terminan no hay fondos para mantener las herramientas creadas. Creo que este tema de la sostenibilidad de este tipo de proyectos es fundamental.

    • #3722
      Carolina Herrero
      Participante

      Muchas gracias Cristina por compartir estos recursos tan interesantes de cara a combatir las fake news. Respondiendo a la pregunta que lanzaba Javier, creo que contra la propagación de los bulos resulta fundamental un mayor compromiso y control por parte de empresas como Facebook o Twitter.

      Cada vez hay una conciencia social mayor que señala a las redes sociales como uno de los principales canales de propagación de noticias falsas que legitiman los discursos de odio. Un ejemplo de esta presión social es el reciente boicot de grandes anunciantes contra Facebook ante la falta de compromiso de la compañía con el control de la información tóxica y el discurso de odio:

      https://elpais.com/tecnologia/2020-06-29/el-boicot-de-grandes-anunciantes-contra-facebook-sigue-creciendo-pese-a-la-reaccion-de-zuckerberg.html

    • #3723
      Javier Plaza
      Moderador

      Gracias Cristina y Carolina por los recursos y las noticias sobre este asunto. Apuntais un reto clave: como hacer que las plataformas se hagan responsables de controlar contenido tóxico, bulos, fake news y discurso de odio en sus redes que llegan a miles de millones de personas en todo el mundo.

      Sin duda la presión de los anunciantes es útil, pero yo creo que no resuelve el fondo de la cuestión. El único motivo por el que los anunciantes presionan a las plataformas para que controle estos contenidos es el beneficio económico. Creen que van a ganar más dinero presionando a Facebook o Twitter que no haciéndolo, y entonces se produce un trasvase de la estrategia de la rentabilidad de un agente económico a otro. Esto puede durar o no, y como sociedad no tenemos ningún control sobre ello.

      Yo creo que tienen que ser los estados, y las alianzas entre instituciones y sociedad civil, los que articulen herramientas legastivas e impositivas que obliguen a las plataformas a controlar este tipo de contenidos. Y hay que hacerlo vinculando a esos contenidos el componente delictivo del discurso de odio sustentado por dichos bulos. En la actualidad, las plataformas han creado un nuevo tipo de empleo llamado «revisor de contenidos», con el que ponen tierra de por medio haciendo que otra empresa les contrate con un contrato de confidencialidad. De esto se habla en un documental muy interesante llamado «Trabajadores fantasma» que se puede ver aquí:

      https://www.documaniatv.com/social/trabajadores-fantasma-video_bd817bfb9.html

      • Esta respuesta fue modificada hace 3 meses, 1 semana por Javier Plaza.
    • #3724
      Carolina Herrero
      Participante

      Totalmente de acuerdo contigo Javier, el problema de fondo pasa por un mayor control por parte de los estados, así como por un compromiso y denuncia por parte de la sociedad civil. No conocía el documental, ¡me lo apunto!

    • #3731
      Henar Manostijeras
      Participante

      Los bulos y las noticias falsas son una de las provocaciones intolerables que generan odio y violencia. Las autoridades publicas son responsables directas de identificarlas, pero tambien de desmentirlas y eliminarlas de la red. En el caso reciente del ataque a un piso de menores extranjeros en San Blas, la noticia que difundio el grupo neo-nazi Bastion Frontal fue que habian violado a una niña de 13 años. El Comisario de la Policia Nacional informo al Consejo de Seguridad de la Jnnta de Distrito que «el presunto autor de la agresion sexual es un joven de nacionalidad española»… Pues que yo sepa nadie ha cerrado el FB ni la cuenta de twitter de esta organizacion…
      Asi se propagan los mensajes de odios, las graves acusaciones y finalmente las agresiones e incluso los muertos….

    • #3756
      Raúl Puerta
      Participante

      Buenas tardes!
      Soy Raúl Puerta, Subdirector Adjunto de Derechos LGTBI en el Ministerio de Igualdad.
      He seguido vuestros debates con interés. Lo primero: muchas gracias por todos los recursos que estáis compartiendo, es verdaderamente útil conocerlos. En todo caso, creo que los recursos que ofrecen todas estas ONGs, pese a su potencial, no llegan al conjunto de usuarios/as de las plataformas digitales, y menos aún a las personas potencialmente más proclives a difundir noticias falsas.
      Por eso, creo que es fundamental la implicación de los poderes públicos y de las propias plataformas digitales, por un lado, pero también de los medios de comunicación tradicionales.
      En los últimos días, el debate sobre la limitación de las noticias falsas ha resurgido con fuerza en la agenda pública: en primer lugar, por los avisos que ha colgado twitter advirtiendo de la falsedad de las declaraciones de Trump tras la jornada electoral. En segundo lugar, tras la aprobación de la Orden PCM/1030/2020, de 30 de octubre, por la que se publica el Procedimiento de actuación contra la desinformación aprobado por el Consejo de Seguridad Nacional. Más allá de la polémica suscitada, lo importante es que cada vez se habla más de poner freno a las noticias falsas, difundidas con la única intención de «influir en la sociedad con fines interesados y espurios», como afirma el propio Real Decreto.
      ¿Qué opináis? ¿Consideráis que es un buen punto de partida para abordar esta problemática, cuyos efectos son cada vez más perjudiciales para el correcto funcionamiento de nuestros sistemas democráticos?

      • #3763
        Javier Plaza
        Moderador

        Gracias Rául por tus aportaciones, totalmente de acuerdo en que necesitamos la colaboración de las plataformas digitales y los medios de comunicación tradicionales en la lucha contra las fake news.

        Al respecto de lo que preguntas sobre el Real Decreto, tengo mis dudas. Es sin duda positivo que se hable cada vez más de poner freno a las noticias falsas que tienen como objetivo influir en la sociedad fines espúreos, pero hay que articular muy bien las herramientas y estrategias para hacerlo. Las Fake News hay que detectarlas y señalarlas, y en los casos (que no son todos) en los que formen parte de una estrategia coordinada para influir en la sociedad, hay que sancionarlas y perseguir al interés que hay detrás con herramientas legales y jurídicas. Y por otro, ya en el tema que nos ocupa, están las Fake News que están vinculadas directamente al discurso de odio y a la incitación a la violencia. Estas Fake News, diseñadas y difundidas con una finalidad delictiva, deben ser perseguidas como tal.

        Más allá de herramientas jurídico-legales, me parecen clave las alianzas entre las instituciones, los medios de comunicación (digitales y tradicionales) y las iniciativas de la sociedad civil de señalamiento e intervención frente a las Fake News. Ese es el camino que puede llegar a más gente.

    • #3737

      Buenos días
      Os facilito otras dos experiencias que trabajan en este ámbito,
      – Stop Rumores (Federación Andalucía Acoge), que es una strategia de impacto comunicativo y social promovida por la Federación Andalucía Acoge con la intención de que se sumen a la misma asociaciones, entidades y particulares (profesionales, ciudadanía, periodistas…) que generen sinergias para luchar, de forma sostenida en el tiempo, contra los rumores y estereotipos negativos que dificultan la convivencia en l a diversidad en Andalucía, Melilla y Ceuta.
      URL: https://stoprumores.com

      – Red Antirrumores de la Región de Madrid (RAMA), que es una red no formal gestada en 2019 que agrupa periódicamente a una serie de entidades públicas y privadas de la Comunidad de Madrid para impulsar y facilitar estrategias antirrumores en diferentes contextos y localidades, a través del trabajo colectivo y la generación de relatos alternativos al discurso de odio, racista y xenófobo. RAMA está integrada por Alianza por la Solidaridad, Antirumores Global, Desmontando Tópicos del Servicio de Convivencia Intercultural, Espacio Libre de Tópicos-Proyecto ICI San Cristóbal, Estrategia Antirrumores Cañada Real – Proyecto ICI, Fuenlabrada Antirrumores,
      Fundación Al fanar, Kifkif, Leganés Antirumores, Programa de Promoción de la no discriminación residencial de las personas inmigrantes-Provivienda, Proyecto Ciberrespect – Ecos Do Sur, Proyecto Conviviendo – CEAR, Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural de Leganés, Proyecto Salam – Fundación La Merced Migraciones y Usera Antirumores – Programa Med iación Intercultural Usera.
      E-MAIL:rama.antirrumores@gmail.com
      URL: https://redantirumoresmadrid.wordpress.com

      – Y a nivel internacinal, el Instituto de Diversidad en los Medios, o MDI (siglas en inglés de Media Diversity Institute), que es heredero del European Centre for War, Peace and the News Media, gestado en los años
      noventa durante la guerra de los Balcanes. El MDI surge entonces tras el convencimiento de que no sólo había que hablar de conflictos, sino también de diversidad. Bajo esta premisa, trabaja a nivel internacional para fomentar la información veraz y precisa en materia de raza, etnia, religión, clase, discapacidad, género e identidad sexual que se genera en los medios de comunicación de todo el mundo. Su labor se basa en los principios de la libertad de expresión y en los valores de la diversidad y la inclusión, para lo que centran sus prácticas en la generación de aptitudes y herramientas para combatir los estereotipos negativos y la
      desinformación y, a su vez, mejorar la “alfabetización mediática e informativa”.
      URL: http://www.media-diversity.org

    • #3738

      Yo dejo tres experiencias en este ámbito, dos en España y otra internacional:

      Stop Rumores (Federación Andalucía Acoge): estrategia de impacto comunicativo y social promovida por la Federación Andalucía Acoge con la intención de que se sumen a la misma asociaciones, entidades y particulares (profesionales, ciudadanía, periodistas…) que generen sinergias para luchar, de forma sostenida en el tiempo, contra los rumores y estereotipos negativos que dificultan la convivencia en la diversidad en Andalucía, Melilla y Ceuta.

      Red Antirrumores de la Región de Madrid (RAMA): red no formal gestada en 2019 que agrupa periódicamente a una serie de entidades públicas y privadas de la Comunidad de Madrid para impulsar y facilitar estrategias antirrumores en diferentes contextos y localidades, a través del trabajo colectivo y la generación de relatos alternativos al discurso de odio, racista y xenófobo. RAMA está integrada por Alianza por la Solidaridad, Antirumores Global, Desmontando Tópicos del Servicio de Convivencia Intercultural, Espacio Libre de Tópicos-Proyecto ICI San Cristóbal, Estrategia Antirrumores Cañada Real – Proyecto ICI, Fuenlabrada Antirrumores, Fundación Al fanar, Kifkif, Leganés Antirumores, Programa de Promoción de la no discriminación residencial de las personas inmigrantes-Provivienda, Proyecto Ciberrespect– Ecos Do Sur, Proyecto Conviviendo – CEAR, Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural de Leganés, Proyecto Salam – Fundación La Merced Migraciones y Usera Antirumores – Programa Med iación Intercultural Usera.
      rama.antirrumores@gmail.com
      https://redantirumoresmadrid.wordpress.com

      Instituto de Diversidad en los Medios, o MDI (siglas en inglés de Media Diversity Institute): heredero del European Centre for War, Peace and the News Media, gestado en los años noventa durante la guerra de los Balcanes. El MDI surge entonces tras el convencimiento de que no sólo había que hablar de conflictos, sino también de diversidad. Bajo esta premisa, trabaja a nivel internacional para fomentar la información veraz y precisa en materia de raza, etnia, religión, clase, discapacidad, género e identidad sexual que se genera en los medios de comunicación de todo el mundo. Su labor se basa en los principios de la libertad de expresión y en los valores de la diversidad y la inclusión, para lo que centran sus prácticas en la generación de aptitudes y herramientas para combatir los estereotipos negativos y la desinformación y, a su vez, mejorar la “alfabetización mediática e informativa”.
      http://www.media-diversity.org

    • #3764
      Ángela Diego Velarde
      Participante

      Gracias Javier, Cristina, Carolina y demás participantes por las aportaciones. Me resultan interesantes estas iniciativas que comentáis para luchar contra el problema de las fake news. Sin duda, la existencia de estos recursos (RAMA, MDI, etc.), las herramientas jurídico-legales y un control por parte de los estados, así como un mayor compromiso y control por parte de empresas (Facebook, Twitter…) son elementos cruciales.
      No obstante, me gustaría añadir que quizá podría hacerse un trabajo preventivo, es decir, tratar de atajar el problema “a priori”, En mi opinión, como estudiante de psicología, las posibles estrategias para luchar contra las fake news como sustento del discurso de odio, podrían pasar por aumentar la percepción de responsabilidad social sobre los propios actos (1) y concienciar a la población de las consecuencias negativas que podría tener la difusión de bulos (2).
      En relación a lo primero que comento (1), desde la psicología social, se asume que en el momento en que una persona se encuentra en el anonimato, la sensación de responsabilidad sobre los propios actos se difumina, de modo que se cometen conductas de mayor riesgo (como es la difusión de una fake new que además fomente un discurso de odio). Ahora bien, si se exige acceder a las plataformas digitales (redes sociales, foros de participación abierta, etc.) bajo una identidad verificada, es menos probable que las personas comentan este tipo de actos poco éticos e incluso delictivos, pues se aumenta la percepción de identidad propia y se asume que las responsabilidades recaerían directamente sobre el “nombre y los apellidos” de una persona concreta (y no sobre un pseudónimo o falsa identidad). En resumen, se trata de que las personas, a la hora de publicar/difundir, sean conscientes de que lo están haciendo bajo su verdadera identidad, con las responsabilidades que ello conlleva.
      Por otro lado, cuando hablamos de concienciar a la población, nos estamos refiriendo, por ejemplo, a hacer una prevención primaria desde las escuelas, institutos, universidades, etcétera. Es decir, actuar sobre los factores de riesgo, formando a los jóvenes en las posibles consecuencias (a nivel social, judicial…) que puede suponer la difusión de un bulo o fake new.
      Con esto nos ahorramos centrar los esfuerzos en eliminar los mensajes una vez han sido difundidos, pues lo que realmente evitamos es que este tipo de noticias lleguen a publicarse.

    • #3775

      Buenas tardes!

      Desde mi punto de vista las Fake News sustentan el discurso del odio principalmente intentando hacer ver que el grupo diana del discurso de odio es una amenaza hacia los demás, para ello manipulan imágenes y videos para dar peso a sus afirmaciones falsas. Estoy de acuerdo en que las plataformas digitales (facebook, twitter…), periódicos y televisiones se tienen que hacer responsables en que esa información que circula o publican sea realmente cierta y que no este manipula ni sesgada. Twitter ha puesto en su última actualización «una barrera» a las fake news de tal forma que cuando se quiere retwittear una noticia solo deja hacerlo si antes se ha abierto el contenido del titular. Sin embargo no hay ninguna garantía de que la persona realmente se haya leído el contenido del artículo que a retwitteado y que simple mente lo haya abierto para poder retwittearlo y difundir una posible Fake new.

      Creo sinceramente que para combatir las fake news se tiene que educar a las personas para que se vuelvan juiciosas a la hora de informarse, a que busquen fuentes de información imparciales o lean la información en varios sitios para construir su propio criterio. Los medios de comunicación pueden intentar eliminar las fake news pero por si solos no creo que generen un gran resultado. Al fin y al cabo las personas nos creemos lo que queremos, por lo que si una noticia no es de mi interés me creeré aquella que lo sea, pero si me enseñan a que he de informarme desde diferentes perspectivas y como verificar la veracidad de la información que me llega, tendré más probabilidades de cambiar mi criterio y no creerme (por lo menos de forma tan literal) las fake news.

    • #3786

      Buenas tardes!

      Muchas gracias a todxs por la información ofrecida en estos foros, los recursos mencionados por todxs vosotrxs son increíblemente interesantes. Yo personalmente no tenía ni idea de la existencia de este tipo de aplicaciones, ¿cómo es posible esto siendo estudiante de cuarto de psicología y habiendo estudiado en múltiples asignaturas la influencia de las falsas noticias? Para responder a esta cuestión apelo a los comentarios aportados por mis compañeras Ángela y Carolina. Además de estar de acuerdo contigo en el efecto que podría tener postear y compartir cosas en las redes sociales bajo una verdadera identidad, considero de increíble importancia educar en la capacidad de detección de este tipo de noticias, así como de las repercusiones que tiene el compartirlas.

      Cuantas matemáticas, cuanta historia, cuantos idiomas aprendemos a lo largo de nuestra trayectoria formativa …¿pero cuántos recursos nos enseñan para combatir la manipulación que tienen los medios sobre nosotros, para ser más críticos a la hora de creernos todo aquello que llega a nuestros oídos?

      Considero relevante la implicación de las plataformas virtuales, de los medios de comunicación, de los poderes públicos como se ha mencionado…pero, para mí sería crucial la formación educativa en combatir este tipo de situaciones. Actividades como talleres, charlas o trabajos de investigación ayudarían a concienciar a la sociedad sobre las consecuencias que tienen estas noticias.

      También querría añadir que la rápida divulgación de este tipo de noticias hace la labor de la lucha contra ellas algo muy complicado para lo cual hay que armarse con escudos de creatividad e innovación, consiguiendo así la atención de un mayor número de sujetos.

    • #3788

      ¡Hola a todxs!

      En primer lugar, agradecer por las aportaciones y recursos que se han facilitado en el foro y que tan interesantes me han resultado.

      Cada vez se convierte en una tarea más difícil discriminar la información verdadera de la falsa y esto puede convertirse en algo pernicioso como bien se ha comentado. Apelando a las “fake news” me planteo, ¿hasta cuándo una de estas creencias perdura en el tiempo? Es posible que finalmente convivamos con ellas y además conformen nuestro sistema de actuación y esto se vuelve aún más peligroso cuando se trata de una noticia falsa que incita al odio.

      De aquí, la importancia que tiene eliminar este tipo de noticias y comentarios debido al fuerte impacto que pueden tener. Apoyo la iniciativa de tratar este problema “a priori”, desde edades tempranas de forma que se sepa actuar ante ellas y detectarlas a tiempo. Pues como menciona mi compañera Silvia carecemos de este tipo de recursos y que como vemos, tan necesarios son. Como bien se ha indicado, es necesario un trabajo interdisciplinar donde también actúen los poderes públicos y que la propuesta sea constante en el tiempo pues sus resultados se verían a largo plazo. A la par de estos recursos, considero que nosotros tenemos un rol fundamental en todo este proceso de combatir las “fake news”. Como posibles actuaciones individuales veo relevante: no limitarse únicamente a leer lo que pone en el titular de una noticia, indagar de qué tipo de estudio se trata, contrastar esa información y no difundirlo hasta asegurarse que es verídico.

      Por último, me gustaría mencionar a las personas que se llevan la peor parte de todo esto. Existen numerosas víctimas directas de estas falsas noticias y que se mantienen invisibles y sufren en silencio. Dar el apoyo y asesoramiento necesario a estas personas es tan necesario como frenarlo. Para ello, planteo que sería interesante que todas las redes sociales, ofrezcan un link que te dirija a organizaciones sociales que oferten este servicio. De esta forma, las personas podrán compartir sus experiencias, se les dará la ayuda necesaria y en caso de sentirse preparados y querer denunciar se les orientará en este proceso. A su vez, si todas las víctimas denuncian ayudarían a visibilizar aún más este efecto que puede tener consecuencias devastadoras.

      Es un proceso difícil, y es posible que quizá no podamos evitarlo, pero si todos actuamos al menos podremos detectar esos mensajes, evitar su difusión y acompañar a las y victimas de un mensaje de ciberodio.

    • #3789
      Marta Marín Martín
      Participante

      ¡Buenas tardes!

      Muchísimas gracias a todxs ya que toda la información que habéis aportado me ha parecido bastante sugerente.

      El tema de las «fake news» nos lo encontramos desgraciadamente de manera cotidiana en nuestro día a día. noticias que cada vez se transmiten en mayor cantidad y con mayor rapidez, a través de los medios de comunicación, en especial mediante las redes sociales, siendo los principales causantes de la existencia de las mismas ya que si no las progragaran y se limitaran a comprobar previamente la veracidad de su contenido, no sufriríamos actualmente los problemas que generan.

      Sin embargo, por mucho que los medios de comunicación tengan gran parte de culpa por difundirlas, también la tiene el Gobierno. La mayor parte de la sociedad actual, se encuentra desinformada en múltiples aspectos, lo que genera que al recibir una «fake news» tenga mayor susceptibilidad a creérsela y generar ciertos estereotipos y estigmas que existen actualmente.

      Por ello, el Gobierno, podría crear ciertas actuaciones institucionales para combatir esta desinformación, que es lo que en definitiva, provoca que nos podamos creer las noticias falsas y la tendencia a reenviarlas.

    • #3794
      Rocío Benavides
      Participante

      Buenas tardes a todos, quería decir primero que me parece muy interesante este foro y el contenido en el que en él se debate, además agradecer a todos por los recursos que se han facilitado en los comentarios.
      En mi opinión y en base a lo que hemos visto, la propagación de fake news no conlleva ningún tipo de castigo, aunque genere consecuencias directas bastante graves como el caso de los menores extranjeros en San Blas, que como ya habéis mencionado, el grupo que propagó el bulo no tuvo ninguna repercusión, ni si quiera leve como cerrar sus cuentas. Por este motivo, creo que las fake news tienen tanta circulación por las redes, porque no conlleva ninguna consecuencia, ni el generarlas ni compartirlas y al final los causantes de los actos generados por estas noticias quedan impunes. Obviamente no hablo de castigos como puede ser cárcel, además, soy consciente de la dificultad que supondría investigar la fuente de la que parte la fake news, pero en los casos en los que se sabe quien lo ha generado, se podría llevar a cabo algún tipo de medida como el cierre de las cuentas y dificultarle a ese tipo de personas que se generen una cuenta nueva en las redes sociales.
      Opino como Marta Martín Martín que el Gobierno debería llevar a cabo ciertas actuaciones para tratar combatirlas, y también como se ha mencionado anteriormente, que las redes sociales tengan medidas algo más eficaces para evitar la propagación de noticias y por supuesto una mejor educación en estos temas, sobre todo teniendo en cuenta que estamos en plena era digital y, me imagino, que cada vez será más relevante en nuestras vidas la utilización de nuevas tecnologías.
      Con esto lo que quiero decir, es que, aunque sea un tema complejo de abordar, creo que hay varias opciones con las que tomar cartas en el asunto, obviamente no creo que sea algo que se pueda quitar de raíz, pero creo que al menos podría rebajarse un poco la influencia y presencia de estas en nuestro día a día.

    • #3808
      Emma Barrasa Riaño
      Participante

      Muchas gracias por vuestras aportaciones y propuestas, todas muy útiles como herramientas para este grave problema al que nos enfrentamos siempre que leemos noticias, ¿qué parte de verdad tienen y que parte será falsa?
      Como dice Carolina, creo que es importante el control y compromiso por parte de las empresas, redes sociales o plataformas digitales. Deben y pueden trabajar con responsabilidad ya que son este tipo de medios los que mayor facilidad ofrecen a la hora de propagar estas Fake News. Como comenta mi compañera Ángela es muy fácil crear y difundir discursos de odio desde una identidad falsa, pues las personas tienen una percepción de menor responsabilidad sobre sus propios actos. Por ello, creo que una medida de control por parte de las empresas sería el requerimiento de la identidad verificada, con nombre y apellidos.
      Por otra parte, estoy de acuerdo con Javier, se tienen que tomar medidas desde los estados, medidas impositivas que obligen a las empresas a utilizar prácticas éticas que controlen las Fake News y los delitos de odio. El papel de “revisor de contenidos” en las diferentes empresas podría ser una buena idea para frenar el tema que nos acontece.
      Por último, me ha gustado especialmente la propuesta de mis compañeras Ángela, Silvia y Teresa, que hablan de la necesidad de una intervención en forma de formación educativa o prevención primaria, que en definitiva tiene como objetivo concienciar a la población, informar a los jóvenes sobre las consecuencias de la divulgación de estas noticias, aprender a contrastar información y discriminar si esta es verdadera o falsa.
      Es un difícil y largo proceso al que nos enfrentamos, pero todos estos recursos y la colaboración de las diferentes empresas y los poderes públicos pueden contribuir en la lucha contra las Fake News.

    • #3819
      Javier Sáez
      Participante

      Las fake News tienen un papel muy importante en la difusión del discurso de odio, es una forma de introducir estereotipos y mentiras sobre ciertas minorías, que luego generan discriminación, odio u hostilidad hacia ellas, como vemos en el caso de Mediterráneo digital por ejemplo. Una manera de combatir esto sería comprometer a los medios de comunicación de forma más rigurosa contra este fenómeno, y crear equipos independientes que puedan alertar sobre este fenómeno a las autoridades. El problema es el conflicto con la libertad de expresión, y quién decide lo que es verdadero o no, pero aun así se podría establecer algunas reglas para prevenir casos muy evidentes de noticias falsas que tienen por objeto generar odio.
      Queremos insistir en el papel de las redes sociales para parar la transmisión de noticias falsas, como viene haciendo Twitter . Hay que trabajar para generar mecanismos que puedan detectar tendencias de difusión de noticias falsas para poder contrarrestrarlas con una difusión del desmentido al mismo nivel.

Mostrando 16 respuestas a los debates
  • El debate ‘Papel de las Fake News como sustento del discurso del odio, cómo combatirlas’ está cerrado y no admite más respuestas.