Mostrando 15 respuestas a los debates
  • Autor
    Entradas
    • #3647
      Cristina Fernandez
      Invitado

      Lanzamos este primer tema de discusión, para analizar y debatir conjuntamente cuáles son los principales impactos, sobre nuestra sociedad, del discurso de odio en internet… cómo nos afecta como individuos y como colectivos, que peligros vemos…

    • #3663
      Elena Gómez
      Participante

      Buenos días,
      gracias por plantear un debate que se encuentra de plena actualidad y que nos afecta a todas las personas, pues somos usuarias de Internet y por tanto de redes sociales, en mayor o menor medida.
      Considero que a la hora de plantear el impacto del discurso del odio en Internet uno de los aspectos fundamentales es la capacidad multiplicadora de la red: nos encontramos con una herramienta muy eficaz para diseminar la información enormemente y en poco tiempo. En mi opinión, el control de este aspecto es un gran reto.
      Así, con independencia de la labor de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, el hecho de minimizar el impacto del discurso de odio, implica a toda la sociedad, es decir, nos convierte en agentes responsables de que este discurso no se expanda. Para ello destaco la labor informativa y de sensibilización que es esencial.
      Saludos!

    • #3677
      Emad Kadyear
      Participante

      Creo que el discurso de odio en la red, los tweets ofensivos, las noticias de muchos medios digitales (cómo las dan y el lenguaje que usan), incluso muchos discursos de los políticos que tienen mucha resonancia en Internet y en los medios estigmatizan a ciertos grupos de población. Y ciertos discursos se lanzan impunemente desde las propias autoridades… Por ejemplo cuando la Presidenta de Madrid dice que el COVID 19 se expande por la forma de vida de los inmigrantes, en mi opinión esta lanzando un mensaje que genera odio y rechazo… tal vez no sea un delito en si mismo, pero crea un caldo de cultivo y un ambiente de conflicto que luego sufren los migrantes en los barrios. Y es muy grave….

    • #3687
      Carmen Girón
      Participante

      Buenos días,

      Resulta muy interesante esta línea de debate e intercambio de ideas. Efectivamente, el discurso de odio en redes sociales, aparte del posible delito que pueda implicar, es una manifestación de violencia y de trato irrespetuoso para con otras personas, que afecta no solo a los destinatarios directos sino a todos los que lo leen, y se mueven en parámetros de tolerancia y de respeto por las demás personas.
      En mi opinión, es también una cuestión de educación cívica mínima, la muestra de respeto por otras personas con las que puede haber disensiones de criterio respecto de múltiples cuestiones e incluso estilos de vida pero en ningún caso un comportamiento hostil.

      Son muy variadas las actividades e iniciativas que se desarrollan para prevenir y neutralizar el discurso de odio en las redes sociales, por ejemplo, el proyecto ALRECO es una muestra de ello. Resulta de gran utilidad leer los comentarios en este debate por la aportación de ideas para mejorar.

      Un saludo cordial,
      Carmen

    • #3693
      Francisco Cecilia
      Participante

      Buenos días.
      Interesante y muy necesario este foro con la que está cayendo. Primero agradecer la posibilidad de intercambio de ideas y dialogo y después, en mi opinión comentaros lo siguiente:
      Creo que el mayor impacto del discurso de odio en Internet es su evidente uso diario basado en el insulto directo, denigratorio o amenazante, tanto en el aspecto personal como de grupo, junto con discursos más sutiles y velados incluso políticos o de grupos, que terminan por medrar la cohesión social y machaca a las víctimas psicológicamente obligándolas a modificar su comportamiento social.
      El impacto es tal hoy en día, que puede incluso modificar o tener consecuencias políticas en los procesos democráticos, ya que intoxican y manipulan con sus discursos y propuestas.
      Aunque el mayor de los impactos, hasta ahora sin contrastar es aquel que como siempre ha sucedido en nuestra historia, comienza con un discurso violento o una discriminación clara y puede convertirse en hechos violentos directos.
      Muchas gracias por el foro.
      Saludos.

    • #3694
      Helena Sánchez
      Participante

      Buenos días!
      Muy interesante el tema de debate y totalmente de actualidad. Cada día vemos y leemos en cualquier red la impunidad de discursos de odio, tanto desde particulares como de medios de comunicación digitales o de autoridades. Estos discursos son justificados desde la idea de la libertad de expresión, concepto que creo que debe ir asociado estrechamente a los discursos de odio y discriminatorios que leemos todos los días. Bajo esa premisa de «libertad de expresión» e incluso libertad «ideológica»cabe cualquier expresión y discurso, que como otras participantes apuntaban, pueden derivar en hechos violentos directos hacia un colectivo, población o grupo determinado.Por esta razón creo que debe focalizarse el debate y la reflexión en la seudo justificación de la libertad y el «todo vale» frente a los límites de los derechos sociales e individuales que abogan por la no discriminación de ningún tipo.

      Muchas gracias por este foro!

    • #3697
      Javier Plaza
      Moderador

      Hola a todas y todos,

      Este debate abierto es muy amplio y con muchos posibles enfoques, así que por ello puede ser también muy productivo. Me parece clave uno de los aspectos que menciona Francisco: las víctimas son obligadas a modificar su comportamiento social. Y añado, no sólo las víctimas, sino también todos los cooperadores necesarios para que el discurso del odio sea hegemónico en un entorno determinado. ¿Qué ocurre por ejemplo en un grupo de WhatsApp cuando un líder de opinión del grupo suelta un chiste racista o xenófobo? ¿O directamente un comentario violento hacia un colectivo migrante? Si en ese grupo hay una persona racializada, posiblemente no hablará. Y el resto del grupo tendrá que elegir entre el apoyo explícito, el silencio o el rechazo al comentario. Y aquí entre el factor de la modificación del comportamiento social. La gente tiende a seguir el camino más fácil y que le proporciona mayor reconocimiento social en un entorno de relación social en internet, y la crítica o rechazo al comentario racista va a ser habitualmente el camino más difícil de seguir. Este tipo de situaciones se multiplican en entornos de más abiertos como Facebook.

    • #3714
      Yarona Kementari
      Participante

      Lo que paso ayer en un barrio de Madrid (San Blas) es un buen ejemplo de los impactos mas graves del discurso de odio. Convocados a traves de redes sociales y azuzados por los mensajes de odio, grupos neonazis se manifestaron contra los MENAS (Menores Extranjeros No Acompañados) acogidos en varios pisos. Canticos racistas, incitacion a la violencia y el grito de «MADRID SERA LA TUMBA DE LOS MENAS».
      Todo ello se vio incrementado por hastags e hilos en Twitter constitutivos claramente de delitos de odio e incitación a la violencia… contra ¡ni mas ni menos que menores (es decir niños y niñas)!
      Por poner un ejemplo desde la cuenta francovuelve2020 @francovuelve201 «mena que me toque mena que va al hospital y yo feliz a la carcel»
      El odio en las redes sociales, el discurso de odio on line nos muestra su cara mas peligrosa, mas provocadora y a menudo absolutamente impune.
      Creo que es necesario hacer algo y rapido para parar estas espirales de violencia…

      • #3716
        Francisco Cecilia
        Participante

        Buenos días Yarona.
        Creo que tienes mucha razón en tu comentario.
        Añadiría que como sociedad, somos muy permisivos con esos comportamientos racistas y xenófobos. La respuesta de las administraciones, intervención policial y penal, creo que es escasa o inexistente e ineficaz, además de muy lenta. De ese modo los ciudadanos ven con temor esas situaciones.
        Considero que la intervención de todas las administraciones, judicial, policial, administrativa y social, debe ser inmediata y con la claridad y contundencia suficiente, sin tapujos. No puede salir gratis el odio, el acoso, el insulto y las amenazas. Si no se hace así, cada día se verán más amparados y fortalecidos para desarrollar esos comportamientos dañinos.
        Un abrazo.

    • #3727
      Emad Kadyear
      Participante

      Pues creo que uno de los mas terribles impactos del discurso de odio a traves de Internet y las redes sociales nos lo ha mostrado el asesinato del profesor frances Samuel Paty por parte de un extremista religioso, por mostrar las caricaturas de Mahoma a sus alumnos. Asesinato, como todos, absolutamente condenable y mas aun porque ha venido azuzado por el odio la intolerancia a traves de tweets y mensajes que han ido encendiendo una espiral de violencia inusitada, que acabó con su vida.
      Pero siendo asi, me parece que hay que ir a los origenes, medios de propagación y consecuencias del hecho.
      Calificarlo de acto terrorista me parece un error, porque no fue organizado por un grupo terrorista, sino por una persona fanática, violenta, intolerante, extremista religiosa y no importa qué religion profesaba, lo que importa es que el fue el asesino de facto, pero tambien colaboraron muchas otras personas que no aguantan el humor, las bromas, las caricaturas, la diversiad de opiniones, el respeto al otro. Tanto el asesino, como las personas que a través de sus mensajes fomentaron el odio hacia el profesor son corresponsables morales.

      Ahora nos queda preguntarnos ¿que podemos hacer para evitar que cosas como estas vuelvan a suceder?
      Para empezar podemos hacernos el firme proposito de no verter nuestro odio, desprecio o indignación de forma violenta en las Redes Sociales… Es tan facil linchar «virtualmente» al que consideramos nuestro enemigo o nuestro adversario con unas cuantas frases…Practicar la mesura y el respeto es un buen comienzo.
      En segundo lugar identificar y denunciar los mensajes de odio que incitan a la violencia. En cualquier lugar, en cualquier circunstancia.
      En tercer lugar generar una gran alianza de respeto a las creencias y a las religiones, sean las nuestras o ajenas.

    • #3774
      Aitana Trueba
      Participante

      Buenas tardes,
      Creo que nos encontramos ante un tema de especial relevancia. En la actualidad, todo lo publicado en internet tiene una importante repercusión. Si además estamos hablando de un discurso de odio, las consecuencias pueden ser bastante graves. Como ya se ha dicho en el foro, internet es una herramienta muy potente para difundir información y no podemos negar que los discursos de odio están muy presentes tanto en las redes sociales como en otras plataformas de internet. Esto puede causar consecuencias psicológicas graves en las personas pertenecientes a los grupos discriminados.

      El discurso de odio está presente tanto en personas conocidas por la persona que lo sufre como en personas o plataformas muy influyentes, por ejemplo, líderes de partidos políticos que mueven masas. Estos últimos son de especial relevancia la hora de intervenir, pues su discurso llega mucha más gente y nosotros estamos predispuestos a seguir a nuestro líder. Esto es, si, siguiendo con el ejemplo, el líder del partido político con el que nos identificamos expresa un discurso de odio contra los inmigrantes, esto va a repercutir en nuestra forma de ver a los inmigrantes, que en muchos casos estaba de por sí sesgada. Obviamente esto no quiere decir que todos sigamos al mismo líder, al contrario, existen muchas posiciones en contra a este, pero si que seguimos a esa persona que representa con lo que nos sentimos identificados y que esta influye en nosotros. Esto no solo podemos reducirlo a lideres politicos, si no como se ha dicho ya en este foro, medios de comunicación, autoridades…

      Como ya se ha mencionado, además de consecuencias psicológicas, existen consecuencias sociales en las que se impide a las víctimas ser o manifestarse como realmente son. Creo que el intervenir en estos discursos es tarea de todos, todos debemos denuncias de alguna manera estos discursos, que el grupo vulnerable vea que no esta solo y que tiene nuestro apoyo. Si no lo denunciamos, estamos contribuyendo de forma pasiva con estos. Debemos plantar cara, las redes están muy presentes en nuestro día a día y nos sentimos muy identificados con ellas, no podemos dejar que causen odio.

      La existencia de estos foros en contra de discursos de odio, como otras estrategias, es muy importante. Gracias.

    • #3776
      Sofía Patus
      Participante

      Creo que en este foro no se ha comentado y es que, en mi opinión, no se habla realmente del impacto según el tipo de persona. Es mucho más fácil que impacte en personas que ya tienen una ideología marcada o quizás no tan marcada pero si en esa dirección, que en personas que no comparten ese tipo de pensamientos. El impacto en este tipo de personas puede servir para reforzar su ideología e incluso continuar con ciertos discursos o realizar actos de odio hacia ciertos grupos, al contrario que pasa con las personas que se encuentran en una oposición totalmente opuesta, que puede servirles para afianzar mucho más sus principios y rechazar los contrarios.
      Puede ser que los discursos de odio en internet ahora mismo tengan un mayor impacto por los tiempos en los que vivimos, marcados extremadamente por la tecnología, sobre todo en jóvenes, que hace un tiempo atrás. Es por ello, que sobre todo tiene impacto, en mi opinión, en aquellos que más utilizan las redes y que pueden ser más vulnerables como los jóvenes adolescentes, e incluso en jóvenes adultos que pueden tener una ideología más marcada.
      También es importante remarcar, como bien ha dicho Aitana, que debemos luchar contra este delito y todo lo que conlleva. No creamos que nuestras denuncias van a ser inservibles, sino que servirá para combatir algo con lo que no nos sentimos identificados y con lo que no vamos a tolerar.

    • #3796

      Buenas tardes,
      Resultan muy interesantes vuestras intervenciones acerca de este tema, muchas gracias por compartirlas.
      Internet es un espacio en el que una vez se comparte algo, esa información perdura y es muy complicado poder eliminarlo totalmente. Es por ello por lo que, hoy en día, en las redes sociales como Instagram o Twitter (de las más extendidas entre los jóvenes) se cuentan con opciones de denunciar aquellos perfiles, posts o comentarios que infrinjan las normas de la propia plataforma.
      Si un post cargado de emociones negativas que inciten al odio recibe feedback y se comparte, esa información va a llegar a los ojos de muchas personas. No obstante, si, en vez de compartirlo, se hace uso de la opción de denunciar esa publicación, se estaría evitando la difusión de esa clase de mensajes. Es por ello por lo que, como comentáis, es en parte responsabilidad de los usuarios de estas plataformas el ponerle fin a este tipo de publicaciones.
      Si que es cierto, como comenta Sofía, que muchas veces no tomamos represalias contra esos posts porque tenemos la sensación de no estar contribuyendo, de que nuestra sola denuncia no va a servir para acabar con estos perfiles. Por eso os lanzo la siguiente pregunta, ¿Creéis que habrá consecuencias para un post que haya recibido 50 denuncias o más bien las habrá para aquel que haya recibido 1.000? En mi opinión, cuantas más personas luchemos a favor de una plataforma social libre de odio, mayores serán los beneficios.

    • #3801
      Ángela de la Torre
      Participante

      ¡Buenas a todos!
      Este tema me parece un acierto total para el momento histórico que estamos viviendo a nivel global. Las conductas de odio están a la orden del día debido a los grupos de ideales controvertidos que están creciendo actualmente. Dentro de esto, las nuevas tecnologías que nos acompañan en este siglo son una herramienta con la que todos contamos para difundir y compartir cualquier tipo de información u opinión, incluidos aquellos que no lo hacen de forma adecuada.
      Aunque todo el contenido de la web tiene repercusiones, me centraré en las no deseadas para ambas partes: quienes vierten opiniones inadecuadas y no tolerables sobre cualquier tema, y quienes reciben y se ven afectados por ellas. En este último caso, la tipología del daño puede convertir al afectado en una víctima de un delito de odio, por no hablar de las consecuencias psicológicas inmediatas y a corto plazo si recibe una gran cantidad de interacciones cibernéticas sobre ese fenómeno que le causa un daño emocional notable.
      Las intervenciones en la red permanecen grabadas y al alcance de todos de manera indefinida, lo que implica unas consecuencias en la vida real también para quienes realizar dichos comentarios o participaciones. Normalmente, quienes realizan participaciones controvertidas, provocando daño en grupos u otras comunidades comparten características como: en nombre de una asociación y grupo de personas –como los partidos políticos, grupos ideológicos…-, en forma de búsqueda de apoyo a través de la red para validar y fortalecer sus creencias a pesar de ser erróneas e irrespetuosas con según qué colectivos, desahogo de situaciones personales que se generalizan y estigmatizan a los grupos sobre los que se vierten las declaraciones de odio… todos ligados al feedback de los simpatizantes. En definitiva, se suele aludir a la libertad de expresión y la tolerancia para justificar la validez de sus comportamientos en la red, pero esto no hace más que alimentar la idea de la Paradoja de la Tolerancia, la cual concluye que no podemos tolerar cualquier comportamiento porque no todo puede ser aceptado en una sociedad democrática como la española.
      Para atajar este problema, a pesar del problema que supone el estado de globalización y la falta de límites de la red, es importante que la sociedad sea consciente de que las intervenciones de odio en la red, bajo determinadas circunstancias, pueden materializarse en conductas de agresión física y verbal. Esto supone que la vigilancia es escasa y difícil de imponer, y las consecuencias llegan cuando ya es demasiado tarde para las víctimas de manera que los agresores se sienten bajo un estado de impunidad para actuar mediante bulos, fake news o comentarios que incluyen delitos de odio.
      Sabiendo que las medidas administrativas actuales son insuficientes e inexistentes, tal vez se debería apostar por las herramientas inmediatas de educación, sensibilización y responsabilidad social y afectiva entre las nuevas generaciones para que, haciendo uso de los ejemplos que circulan en la red, aprendan a poner límites y tener un comportamiento cívico también en la red. Mientras, es necesario animar a los usuarios a utilizar los métodos de denuncia establecidos y promover intervenciones de mayor peso a nivel estructural y administrativo contando para ellos con equipos interprofesionales que establezcan los límites y sanciones adecuados.
      Muchas gracias, un saludo.

    • #3806

      Es imposible negar el potencial participativo que ha generado internet hoy en día, ha creado esperanzas en la posibilidad de la trasformación de la sociedad en cualquier ámbito y al alcance de todos, pero claro internet no tiene límites. Esto es peligroso si no es usado con responsabilidad. Las redes sociales sirven para mostrar la inquietud o indignación por diversos temas populares que se quiere que lleguen a la mayor cantidad de gente posible. Y esto esconde como todo una parte mala, y es que en este medio es complicado ejercer justicia, por lo que los mensajes incitadores de odio han encontrado en internet un canal adecuado para la propagación, ya que gente con esos mismos pensamientos apoyan ese odio.
      El discurso de odio hace que perpetúen los estereotipos de discriminación, la marginación, etc., a través de amenazas, acoso u otro tipo de ataques. Esto genera un daño directo a nivel psicológico y un daño indirecto ya que puede cambiar y dañar la reputación de una persona. Por lo que entre todos deberíamos de buscar alguna solución, para que aquellas personas que sean víctimas tanto directas como indirectas sientan el apoyo del resto.
      Añadir que este foro es muy interesante y que los comentarios expuestos me han servido para reflexionar sobre el tema. Gracias.

    • #3807
      Aitziber Sánchez
      Participante

      Después de leer los comentarios de este foro he podido observar que en la mayoría de ellos se mencionan cosas muy importantes relacionadas con el discurso de odio en Internet, como por ejemplo la facilidad que existe para distribuir estos discursos por las redes sociales, o el impacto que tienen en las victimas que están incluidas dentro de ellos, como los grupos vulnerables.
      Todos lo mencionado hasta ahora es muy interesante, pero me también gustaría comentado que la manera en la que están creadas las distintas redes sociales hace que sea muy sencillo generar este tipo de discurso, ya que el anonimato que nos ofrecen ayuda a que personas que sientan rechazo u odio a otras o a ciertos grupos sientan la seguridad de poder escribir sus opiniones sin miedo a represalias. Este anonimato también evita que tengan que enfrentarse a las personas que ofenden cara a cara, por lo que es más fácil arremeter contra los demás si no ves el daño directo que puedes causar.
      Por otro lado, creo que también es importante remarcar que las nuevas generaciones comienzan a utilizar las redes sociales como Instagram o Twitter cada vez más pronto, siendo esto un problema en muchas ocasiones ya que nadie les advierte del peligro de las mismas o del daño que pueden ocasionar a la hora de escribir un comentario o compartir un meme que atente contra otras personas o grupos vulnerables. Por ello, deberíamos asegurarnos de enseñar desde bien temprano a los niños a utilizar bien estas redes y a que comprendan las consecuencias que pueden tener los actos que realizan en ellas, porque como se ha dicho en comentarios anteriores, las cosas que se ponen en internet es muy complicado que después desaparezcan.
      Para finalizar me gustaría comentar que aunque el anonimato de estas redes hace difícil la identificación de ciertos usuarios que realizan discursos de odio, creo que las autoridades deberían darle más importancia a estos delitos, ya que cuando esos discursos van en contra de las autoridades o de personas de cargos importantes como el rey las medidas que se toman son muy distintas en comparación con las que se suelen tomar con el resto de discursos de odio.

    • #3822
      Javier Sáez
      Participante

      El discurso de odio tiene impactos muy diversos: por un lado afecta la dignidad de las personas que son objeto del mismo, minorías raciales, personas LGTB, migrantes, minorías religiosas, personas o grupos que ya han sido históricamente discriminados y que de nuevo ven una especie de persecución o posible violencia. También estos discursos lanzan un mensaje a la sociedad de que estas personas no son iguales que las demás, de que podemos hacer cualquier cosa contra ellas, de que no tienen derechos o dignidad, es decir es un discurso que va más allá de la afrenta individual porque rompe la convivencia social y crea un sentimiento de amenaza colectiva en esas comunidades. Tiene también impactos psicológicos de miedo, angustia, ansiedad, falta de autoestima… en algunos casos este acoso de odio lleva al suicidio algunas personas. Finalmente también tiene un impacto en las conductas discriminatorias, como vemos en muchos casos de personas gitanas que ven vulnerados sus derechos al empleo, a la vivienda, a la educación porque se mantienen estereotipos y hostilidad derivados de esos discursos que circulan por las redes; es decir parte de la sociedad puede ejercer la discriminación a partir de esos discursos de odio previos contra estos colectivos.
      Hay veces en los que vemos el impacto directo del discurso de odio generado en una determinada localidad y la discriminación contra la comunidad gitana en esa misma localidad. Los efectos también son directos (a partir de bulos sobre el coronavirus en ciertos barrios, se impedía a personas gitanas entrar en farmacias, comercios etc. en esos mismos barrios o en otras zonas).

Mostrando 15 respuestas a los debates
  • El debate ‘¿Que impactos tiene el discurso de odio en Interne?’ está cerrado y no admite más respuestas.