#3726

Las cuestiones técnicas relacionadas con la localización y persecución del discurso de odio son bastante complejas ya que la Red no tiene fronteras… la localización del servidor desde el que se emite o distribuye el mensaje de odio, la identificacion y verificación de IPs (muchas de ellas enmascaradas o anónimas), la encriptación de mensajes, el uso de haters, trolls y cuentas robots anónimos… todo ello hace muy dificil una persecución judicial efectiva del delito, además de la aplicación de normativas y leyes que son muy diferentes entre los países. Creo que por ello se ha ido focalizando el tema a la responsabilidad de las Plataformas (Facebook, Twitter, You Tube…) con el fin de que sean estas las que controlen y eliminen el discurso de odio. Aunque se han producido avances, estos son lentos y a menudo las politicas internas de estas plataformas, poco conocidas y cambiantes, continuan siendo una importante limitación para una efectiva eliminación del discurso de odio on line