#3727
Emad Kadyear
Participante

Pues creo que uno de los mas terribles impactos del discurso de odio a traves de Internet y las redes sociales nos lo ha mostrado el asesinato del profesor frances Samuel Paty por parte de un extremista religioso, por mostrar las caricaturas de Mahoma a sus alumnos. Asesinato, como todos, absolutamente condenable y mas aun porque ha venido azuzado por el odio la intolerancia a traves de tweets y mensajes que han ido encendiendo una espiral de violencia inusitada, que acabó con su vida.
Pero siendo asi, me parece que hay que ir a los origenes, medios de propagación y consecuencias del hecho.
Calificarlo de acto terrorista me parece un error, porque no fue organizado por un grupo terrorista, sino por una persona fanática, violenta, intolerante, extremista religiosa y no importa qué religion profesaba, lo que importa es que el fue el asesino de facto, pero tambien colaboraron muchas otras personas que no aguantan el humor, las bromas, las caricaturas, la diversiad de opiniones, el respeto al otro. Tanto el asesino, como las personas que a través de sus mensajes fomentaron el odio hacia el profesor son corresponsables morales.

Ahora nos queda preguntarnos ¿que podemos hacer para evitar que cosas como estas vuelvan a suceder?
Para empezar podemos hacernos el firme proposito de no verter nuestro odio, desprecio o indignación de forma violenta en las Redes Sociales… Es tan facil linchar «virtualmente» al que consideramos nuestro enemigo o nuestro adversario con unas cuantas frases…Practicar la mesura y el respeto es un buen comienzo.
En segundo lugar identificar y denunciar los mensajes de odio que incitan a la violencia. En cualquier lugar, en cualquier circunstancia.
En tercer lugar generar una gran alianza de respeto a las creencias y a las religiones, sean las nuestras o ajenas.