#3743
Javier Plaza
Moderador

Gracias por abrir el debate Tomás, creo que es una cuestión esencial. Y por entrar directamente al tema, yo creo que mayoritariamente no son conscientes, sobre todo si hablamos de víctimas pertenecientes a dichos colectivos que no están en entornos que les den cierta seguridad a la hora de identificar y reaccionar frente al discurso de odio.

El discurso de odio no está en absoluto al nivel de otros delitos a la hora de ser identificado como tal, y tiene probablemente que ver, entre otras cosas, con que al ser señalado un colectivo por parte del discurso de odio en lugar de una persona individual, es difícil saber quién tiene que denunciarlo, No se da la cobertura mediática a condenas por delito de odio que se dan a otros temas, y además el delito de odio viene a menudo mezclado con ese «racismo de baja intensidad», que en muchos casos las víctimas han normalizado como una dificultad más que está ahí.

Es interesante la comparación con la percepción que se tiene del delito de odio online por parte de los colectivos por la defensa de los derechos LGTBI, donde se ha avanzado mucho en esta percepción e identificación del discurso de odio como delito.