#3773

Es evidente que en las redes sociales se promueven aún más los discursos de odio que a través de cualquier otro medio, y esto en mi opinión se debe en gran parte al anonimato que éstas ofrecen, así como a la convicción de que en el peor de los casos la mayor consecuencia que pueden tener este tipo de mensajes es el cierre de la cuenta, pero muy rara vez supondrán consecuencias penales para la persona física. Una buena manera para solucionar esto sería que las diferentes plataformas exigieran algún tipo de identificación personal, como el DNI, o algo por el estilo, de esta forma, los usuarios podrían mantener el anonimato de cara al público general, pero la compañía sí tendría la capacidad de identificarle y localizarlo. Esto lógicamente tendría que ir de la mano con unos buenos criterios para saber de forma fiable, clara, y objetiva qué tipo de mensajes deben ser intervenidos y por qué.
De esta forma las personas que difunden un discurso de odio podrían ser penadas, y esto llevaría a que este tipo de mensajes se redujeran