#3791
Noelia Arias Iglesias
Participante

En las redes sociales estamos constantemente expuestos a odio por lo fácil que es lanzar un discurso de este tipo desde el anonimato. Esto puede llevar a la normalización y a la sobreexposición que son los aspectos más destructivos o dañinos de las redes sociales. Considero que los colectivos sociales más susceptibles de convertirse en transmisores del discurso de odio en las redes sociales son los que, en cierta medida, comparten este punto de vista. Es decir, si una persona tiene prejuicios o actitudes racistas y está expuesta constantemente a mensajes de este tipo es mucho más fácil que su opinión se radicalice y acabe lanzando un discurso de odio; en cambio, si una persona no comparte esa visión, los mensajes de odio no harán que se convierta en transmisor de discurso de odio en las redes, aunque probablemente esta exposición le afecte a distintos niveles en su vida cotidiana. Esto es así porque tenemos una fuerte tendencia a buscar y asimilar información acorde a nuestras creencias.
Por otro lado, destaca también la falta de conocimiento: asimilamos la información que tenemos disponible y la transmitimos, sin contrastarla.