#3796

Buenas tardes,
Resultan muy interesantes vuestras intervenciones acerca de este tema, muchas gracias por compartirlas.
Internet es un espacio en el que una vez se comparte algo, esa información perdura y es muy complicado poder eliminarlo totalmente. Es por ello por lo que, hoy en día, en las redes sociales como Instagram o Twitter (de las más extendidas entre los jóvenes) se cuentan con opciones de denunciar aquellos perfiles, posts o comentarios que infrinjan las normas de la propia plataforma.
Si un post cargado de emociones negativas que inciten al odio recibe feedback y se comparte, esa información va a llegar a los ojos de muchas personas. No obstante, si, en vez de compartirlo, se hace uso de la opción de denunciar esa publicación, se estaría evitando la difusión de esa clase de mensajes. Es por ello por lo que, como comentáis, es en parte responsabilidad de los usuarios de estas plataformas el ponerle fin a este tipo de publicaciones.
Si que es cierto, como comenta Sofía, que muchas veces no tomamos represalias contra esos posts porque tenemos la sensación de no estar contribuyendo, de que nuestra sola denuncia no va a servir para acabar con estos perfiles. Por eso os lanzo la siguiente pregunta, ¿Creéis que habrá consecuencias para un post que haya recibido 50 denuncias o más bien las habrá para aquel que haya recibido 1.000? En mi opinión, cuantas más personas luchemos a favor de una plataforma social libre de odio, mayores serán los beneficios.